El Dolme de Merías

31.7.06

print this page
send email
Pa llegar al pueblu de Merías (Merillés), pues salir dende Uvieu en direición Grau/La Espina, tirar direición Cangas del Narcea/Tineu nel cruce la Rodriga y nun salise d'esi camin fasta llegar al cruce de Tuña, dempues del puente del arroyu Farandón y Bebares. A Tuña tamien se pue llegar dende Cangas del Narcea saliendo en direición Uvieu y pasando'l cruce de Tinéu y la térmica de Soto la Barca, al poco atoparaste col cruce de Tuña. Dempues de pasar pola ponte del cruce Tuña nun se tarda muncho en llegar al Pueblu de Tuña, que merez un bon paseín güeyando los estremaos palacios y casones que tien (Comu la casa onde ñació Rafael del Riego y Flórez el 9 d'Abril de 1784 que dió nome al himnu lliberal y republicanu). En medio Tuña garrase un desviu a la manzorga en direición Boinás dexando una ponte d'apariencia medieval a la manzorga fasta llegar a Merías (Merillés) onde hay que dexar el coche y entamar la xubida caleyando pa la braña onde s'atopa el dolme. A partir de ehí ta señalizao colos cartelos típicos de les rutes n'asturies (collores mariellu y blancu). Pue subise por una caleya, dempués pista, que en direición Este, va a La Braña de La Carbayal, situada casi al pie del Picu Colines. Esa fastera onde ta'l dolme conozse comu la Colina de Las Cabanas y ta na nomada sierra de Merillés, llímite de los conceyos de Tineu y Belmonte, nes estribaciones de la sierra de Peña Manteca.

El dolme ta fecháu nel neolíticu, perteneciente a la arquitectura megalítica. IV o III mileniu enantes de Cristu. Ye unu de los meyor conservaos d'asturies.
Del dolme de Merías (Merillés), cuentense estremaes lleendes, comu que lu traxo una mora enrriba la tiesta, el cuentu la pita y los doce pitinos d'oru... Esti monumentu funerariu taba formau antiguamente por cuatro ortostatos o columnes de piedra, una de les cuales desapaeció, que sostienen una cubierta de casi tres metros cuadraos, adientru hubo una cámara funeraria (expoliada, como suel ser vezu en restos del pasau).

3 bilordios:

El Dolme de Merías na lliteratura asturiana… dijo...

¡Hola!

Lleendo la to información y viendo los tos retratos del Dolme de Merías
vienme a la cabeza una historia bien guapa que cunta nún de los sos poemes
Antón García. Voi cuntátela, más o menos, como la
recuerdo, anque siempre ye muncho meyor dir a lleer el poema. El problema ye
qu’inda nun ta editáu en dengún llibru… A ver si Antón
lo fai lluego…

Bono, voi a la historia… Esti escritor, que ye de Tuña, escribió
nún poema maraviellosu’l casu que-y pasó a él cuando
una tarde entainó camín del Dolme porque quería velu.

En viendo que se-y facía tarde y nun atopaba los caminos que lu habíen
de llevar al monumentu, decidió pregunta-y a una vieyina que sentaba
al par del camín, con tol tiempu del mundu dientro d’ella.

Depués d’indica-y les señes, aquella muyer, estrañada,
preguntó-y por qué diba escontra aquel sitiu si aquello nun yeren
namás que piedres.

Y el poeta, marchó caleya alantre, na busca d’un tesoru milenariu,
pensando que lo mesmo taba pasando cola so llingua. Que quedare,
como les piedres, vuelta namás que palabres…


Un besu.

Anónimo dijo...

Oye rapaz, eses cuatro piedres son una mesa pa la merienda, nun ye ni dolmen ni na...por qué nun fais una fotu encima pa ver lo grande que ye.

Anónimo dijo...

Porque no hablas de las vacas carnivoras de Merillés.